¿Qué hacemos?

Este tratamiento hecho desde la fisioterapia para la reversión del dolor y síntomas crónicos, requiere que la persona que lo solicita, haya descartado a través de los diagnósticos médicos convencionales que no necesita cuidados médicos inmediatos, debido a fracturas, procesos infecciosos, cáncer, o algún brote de una enfermedad autoinmune. Una vez se ha descartado la necesidad de una intervención médica inmediata, se puede comenzar el tratamiento tras una valoración, a través de una exhaustiva historia clínica para asegurarnos, en la medida de lo posible, que la persona es susceptible de tener éxito, en la reversión de sus síntomas con este abordaje.

El tratamiento suele ser exitoso y se basa en dos herramientas clave:

 

  • Terapia de reprocesamiento del dolor. En otros ámbitos también conocida como “Pain Neuroscience Education”, o educación en neurociencias del dolor. Consiste en educación sobre los síntomas para llegar a la comprensión de que estos se originan en el cerebro, debido a redes neuronales aprendidas, no que “están en tu cabeza”. Con ello se reduce el miedo a tener un cuerpo dañado o lesionado, esto ayuda aumentar gradualmente la actividad física, que es justamente lo primero que se tiende a evitar por miedo a dañarnos más, cuando, tanto la actividad física, las actividades de la vida diaria, como las actividades lúdicas, son clave en la recuperación.
  • Terapia de Conciencia y Expresión Emocional, que pretende aumentar la conciencia de las emociones, vinculadas a tensiones o traumas pasados, o presentes, rasgos de personalidad, como la auto-exigencia, el “buenismo” y el perfeccionismo. A su vez mejorar las habilidades de comunicación con personas clave en nuestras vidas y que están relacionadas con los conflictos que vivimos.

A todo esto, cabría agregar un punto importantísimo, y es que este abordaje no esta interesado solo en aliviar los dolores crónicos y los síntomas que producen las afecciones psicofisiológicas, sino a eliminarlos, o revertirlos completamente.